madrid ong

La verdadera crisis del Coronavirus: El hambre

Se avecina una crisis alimentaria mundial

Vivimos tiempos difíciles provocado por una pandemia. Pero se avecinan tiempos más difíciles aún para las grandes regiones empobrecidas. El siguiente artículo publicado en el New York Times nos habla de la verdadera pandemia a la que se van a enfrentar millones de personas: El hambre. Un texto que nos recuerda que en lo que pasa en nuestra Casa Común nos afecta a todos, pero no a todos por igual… Hoy los medios se centran en lo que pasa aquí, pero poco nos dicen de lo que pasa allí... Desde Karit vamos a trabajar para paliar esta crisis todo lo posible (Accede aquí a nuestra Campaña de Emergencia Sanitaria Covd-19).

 

Los expertos dicen que el mundo nunca se ha enfrentado a una emergencia de hambre como esta. Podría duplicar el número de personas que sufren hambre aguda a 265 millones para finales de este año.

En el barrio marginal más grande de Nairobi, la capital de Kenia, la gente desesperada por comer desencadenó una estampida durante una entrega de harina y aceite de cocina, dejando decenas de heridos y dos personas muertas. En India, miles de trabajadores hacen fila dos veces al día para conseguir pan y vegetales fritos con los que mantener el hambre a raya. Y en todo Colombia, los hogares pobres cuelgan ropa roja y banderas de sus ventanas y balcones como señal de que tienen hambre.

La pandemia de coronavirus ha traído hambre a millones de personas en todo el mundo. Los bloqueos nacionales y las medidas de distanciamiento social están agotando el trabajo y los ingresos, y es probable que interrumpan la producción agrícola y las rutas de suministro, lo que hace que millones se preocupen de cómo obtendrán comida suficiente.

El coronavirus a veces se ha denominado “ecualizador” porque ha enfermado tanto a ricos como a pobres, pero cuando se trata de alimentos, la ecualización termina. Son las personas pobres, incluidos grandes segmentos de las naciones más pobres, quienes ahora pasan hambre y se enfrentan a la perspectiva de morir de hambre.

Los expertos dicen que esta crisis de hambre es global y está causada por una multitud de factores vinculados a la pandemia del coronavirus y la consiguiente interrupción del orden económico: la pérdida repentina de ingresos para innumerables millones de personas que ya vivían de la mano; el colapso de los precios del petróleo; escasez generalizada de divisas debido al agotamiento del turismo; trabajadores extranjeros que no tienen ganancias para enviar a casa; y problemas actuales como el cambio climático, la violencia, las dislocaciones de población y los desastres humanitarios.

Ya, desde Honduras hasta Sudáfrica e India, las protestas y los saqueos han estallado en medio de frustraciones por encierros y preocupaciones por el hambre. Con los colegios cerrados, más de 368 millones de niños han perdido las comidas y meriendas nutritivas que normalmente reciben en la escuela.

No hay escasez de alimentos a nivel mundial, o hambruna en masa por la pandemia, todavía. Pero los problemas logísticos en la siembra, la cosecha y el transporte de alimentos dejarán a los países pobres expuestos en los próximos meses, especialmente a los que dependen de las importaciones.

Sin embargo, incluso si no hay un aumento importante en los precios de los alimentos, es probable que la situación de seguridad alimentaria para las personas pobres se deteriore significativamente en todo el mundo. Esto es especialmente cierto para economías como Sudán y Zimbabwe que estaban luchando antes del brote, o aquellas como Irán que han utilizado cada vez más los ingresos del petróleo para financiar bienes críticos como alimentos y medicinas.

En Venezuela, la pandemia podría asestar un golpe devastador a millones de personas que ya viven en el mayor colapso económico del mundo fuera de la guerra. En el extenso barrio marginal de Petare en las afueras de la capital, Caracas, un encierro a nivel nacional ha dejado a personas en su hogar y sin trabajo. Las raciones suministradas por el gobierno, que habían llegado solo una vez cada dos meses antes de la crisis, se han agotado.

18295__52_a_1.jpg

La incertidumbre sobre los alimentos también está aumentando en India, donde los trabajadores asalariados con poca o ninguna red de seguridad social se enfrentan a un futuro donde el hambre es una amenaza más inmediata que el virus.

Es probable que los refugiados y las personas que viven en zonas de conflicto sean los más afectados.

Los toques de queda y las restricciones a la circulación ya están devastando los escasos ingresos de las personas desplazadas en Uganda y Etiopía, la entrega de semillas y herramientas agrícolas en Sudán del Sur y la distribución de ayuda alimentaria en la República Centroafricana. Según el Comité de Rescate Internacional, las medidas de contención en Níger, que alberga a casi 60.000 refugiados que huyen del conflicto en Mali, han provocado un aumento en el precio de los alimentos.

La pandemia también está frenando los esfuerzos para lidiar con la plaga de langostas histórica que ha estado asolando el Este y el Cuerno de África. El brote es el peor que la región ha visto en décadas y llega justo después de un año marcado por sequías e inundaciones extremas. Pero la llegada de miles de millones de nuevos enjambres podría profundizar aún más la inseguridad alimentaria.

Las prohibiciones de viaje y el cierre de aeropuertos están interrumpiendo el suministro de pesticidas que podrían ayudar a limitar la población de langostas y salvar pastizales y cultivos.

Como muchos pasan hambre, existe la preocupación en varios países de que la escasez de alimentos genere discordia social. En Colombia, los residentes del estado costero de La Guajira han comenzado a bloquear carreteras para llamar la atención sobre su necesidad de alimentos. En Sudáfrica, los manifestantes irrumpieron en los quioscos de comida del vecindario y se enfrentaron a la policía. E incluso los obsequios de alimentos caritativos pueden exponer a las personas al virus cuando aparecen multitudes, como ocurrió en el barrio marginal de Kibera en Nairobi a principios de este mes.

Para mitigar el impacto de esta crisis, algunos gobiernos están fijando los precios de los alimentos, entregando comida gratis y estableciendo planes para enviar transferencias de dinero a los hogares más pobres.

Sin embargo, las comunidades de todo el mundo también están tomando el asunto en sus propias manos. Algunos están recaudando dinero a través de plataformas de crowdfunding, mientras que otros han comenzado programas para comprar comidas para familias necesitadas.

Texto original: https://www.nytimes.com/2020/04/22/world/africa/coronavirus-hunger-crisis.html?referringSource=articleShare

Imágenes extraídas del Banco de Imágenes y Sonidos del Ministerio de Educación y Formación Profesional

Karit, Solidarios por la Paz

  Calle Ayala 33,
Madrid, 28001, (Madrid- España)

  630 763 248

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

Últimas Noticias

BUSCADOR

FORMAS PAGO


Transferencia